El Gobierno de Trudeau debe actuar tras el asesinato de dos huelguistas en una mina canadiense en México

    El asesinato de dos huelguistas en una mina de propiedad canadiense ponen de relieve la represión generalizada de los derechos laborales básicos en México, incluso cuando el empleador es canadiense, dice United Steel Workers (USW).

    21/11/2017. United Steel Workers

    "El sábado 18 de noviembre -cuatro días después de que el gobierno canadiense fuera advertido del potencial de tal violencia-, un grupo armado asesinó a dos trabajadores en huelga de la mina de oro Media Luna propiedad de los canadienses en el estado de Guerrero", dijo Ken Neumann, el Director nacional de USW para Canadá.

    "La raíz de estos brutales asesinatos es la represión generalizada de los derechos laborales en México, incluidas las empresas canadienses", dijo Neumann.

    "Una vez más estamos instando al gobierno canadiense a que intervenga ante las autoridades mexicanas y ante la compañía para que reconozcan los derechos básicos de los trabajadores mexicanos y eviten más violencia. El gobierno mexicano y esta empresa canadiense deben garantizar que este conflicto se resuelva sin más derramamiento de sangre”.

    La mina Media Luna es propiedad de Torex Gold Resources de Canadá. El Presidente, Director Ejecutivo y Fundador de la compañía es Fred Stanford, un veterano ejecutivo de minas de Canadá y ex presidente de las operaciones mineras de níquel de Vale en Ontario.

    Al igual que muchas compañías extranjeras que operan en México, Torex llegó a un acuerdo con uno de los conocidos "sindicatos de protección" de México que no representan legítimamente a los trabajadores.

    Es común que las compañías extranjeras firmen acuerdos con sindicatos mexicanos de protección, incluso antes de que la compañía comience a operar, sin la participación o el conocimiento de los trabajadores afectados. Incluso mucho después de que han sido contratados, los trabajadores a menudo no tienen idea de que realmente pertenecen a un sindicato.

    Dichos contratos de protección del empleador son ilegales en Canadá y los EE. UU., porque violan los derechos más básicos de los ciudadanos. Pero siguen siendo comunes en México a pesar de una reciente reforma a la Constitución mexicana que se supone proscribe tales prácticas corruptas.

    En el caso de la mina Media Luna de Torex Gold, la compañía llegó a un acuerdo con la mayor confederación de sindicatos de protección de México, la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

    Sin embargo, a principios de noviembre, los trabajadores de la mina se declararon en huelga para exigir sus derechos de unirse a un sindicato legítimo y democrático que defenderá sus intereses. Exigieron el derecho a votar para unirse a un sindicato legítimo y democrático: el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, conocido como Los Mineros, dirigido por Napoleón Gómez Urrutia.

    Los mineros en huelga de Media Luna cuentan con el respaldo de las comunidades locales, que también han planteado problemas preocupantes con respecto al impacto de las operaciones de Torex.

    El 13 de noviembre, decenas de policías armados llegaron a la mina y tomaron el lugar. La perspectiva de violencia provocó una conversación telefónica tres días después entre Stanford, el CEO de Torex, y Gómez, el líder sindical de Los Mineros. Stanford se comprometió a resolver el conflicto pacíficamente, dicen los delegados de Los Mineros.

    Pero la noche del 18 de noviembre, un grupo armado afiliado a la CTM atacó a los huelguistas de Media Luna en una barricada que los trabajadores habían establecido cerca de la mina.

    Dos hermanos, Víctor y Marcelino Sahuanitla Peña, fueron asesinados.

    Los Mineros emitieron un comunicado de prensa declarando que "la CTM es responsable de esta perversa y cobarde agresión de la empresa,“ así como el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y su gobierno.

    Los trabajadores en huelga informaron que las fuerzas armadas mexicanas detuvieron brevemente a los atacantes, pero los liberaron poco después, dicen Los Mineros. El sindicato también alega que los atacantes armados están vinculados al mismo grupo responsable del secuestro y asesinato de 43 estudiantes universitarios en el estado de Guerrero en 2014.

    “Los UnitedSteelworkers apoyan a los trabajadores de la mina Media Luna en su lucha contra la violenta represión de sus derechos más básicos", dijo Neumann.

    "Las autoridades mexicanas deben llevar a cabo una investigación agresiva y auténtica de los asesinatos de estos dos trabajadores y enjuiciar a todos los responsables", dijo.

    "Los gobiernos de México y Canadá deben intervenir para garantizar la seguridad de los mineros en huelga en esta mina de propiedad canadiense. En vista de la violencia, las autoridades mexicanas y la compañía deben reconocer inmediatamente a Los Mineros como el agente legítimo de negociación y representante de estos trabajadores".

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.