Se pone en marcha la maquinaria sindical para frenar los recortes de General Electric

  • CCOO toma un papel activo para evitar la segunda reestructuración. El sindicalismo internacional pretende implicar a la Comisión Europea y trata de reunirse con el consejero delegado

CCOO de Industria prepara un plan de acción a escala internacional para forzar a General Electric a reconducir su estrategia. El sindicato rechaza el abultado plan de ajuste que anunció la multinacional porque no tiene fundamento y solo persigue aumentar el valor de la acción. No permitirá que los puestos de trabajo se utilicen como moneda de cambio para satisfacer la avaricia de los fondos de inversión.

20/12/2017. CCOO de Industria
Moviliación de los trabajadores y trabajadoras de General Electric. Foto de archivo

Moviliación de los trabajadores y trabajadoras de General Electric. Foto de archivo

CCOO de Industria ya ha planteado acciones a nivel internacional que se verán acompañadas por las que se desarrollen en cada país para reconducir la estrategia de General Electric y hacer frente a lo que este sindicato entiende como una ofensiva hacia los trabajadores y trabajadoras. La multinacional propuso una segunda oleada de recortes que incluye doce mil despidos en todo el mundo (4.500 en los negocios de Alstom), la venta de activos industriales valorados en veinte mil millones de euros y una agresiva desinversión en investigación y desarrollo.

A través de la federación sindical europea IndustriALL ha solicitado una reunión con el consejero delegado, John Flannery, para discutir la estrategia de la empresa. También tratará de involucrar a la Comisión Europea, ya que el plan de GE desindustrializa un sector estratégico como el de la energía y debilita a Europa frente a la pugna entre EEUU y China. Además, pondrá en marcha una red sindical mundial para establecer una estrategia común que haga más fuerte la voz de los trabajadores y trabajadores y que garantice sus derechos.

En contra de la imagen pesimista que se muestra a los inversores, CCOO tiene la certeza de que General Electric es una compañía sólida y rentable. Es líder en aviación, salud, transporte y energía. Según los datos que el sindicato ha analizado junto a sus expertos, no se contemplan pérdidas financieras en ninguno de los sectores, sino todo lo contrario. Se prevén 3.500 millones de dólares de beneficio de explotación (9,2%) para el tercer trimestre de 2017.

CCOO denuncia que, desde que adquirió Alstom en 2015 y abandonó el negocio de GE Capital para centrarse en la industria, General Electric carece de perspectiva a largo plazo y está poniendo en peligro el crecimiento de la compañía. Esta estrategia cortoplacista, medida en trimestres, conlleva serios riesgos para las plantillas y para los accionistas. La empresa se equivoca si cree que una desinversión masiva devolverá el crecimiento de doble dígito.

La primera reestructuración de General Electric acabó en 2016 con 6.500 empleos en Europa y con el cierre de una docena de centros de trabajo, a pesar de la amplia respuesta sindical liderada por el comité europeo ex Alstom y por IndustriALL. Por primera vez se celebró un día de acción europeo con una gran movilización en París. Recientemente, los centros del sector Hydro (que provenían de Alstom) se han deslocalizado a China y a India.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.