El nuevo ministro de Economía debe asumir la tarea que De Guindos dejó sin terminar e impulsar el Pacto de Estado por la Industria

    El relevo de Luis de Guindos al frente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad debe acabar, en opinión de CCOO, el trabajo que su predecesor en el cargo dejó sin terminar. El sindicato anima a Román Escolano a sacar del cajón el reclamado Pacto de Estado por la Industria que está paralizado desde hace meses. El sindicato urge al Gobierno y al Congreso a diseñar un pacto político que incorpore, a medio y largo plazo, propuestas definidas sobre materia energética, infraestructuras, formación, fiscalidad y comercio exterior. La industria no puede esperar.

    13/03/2018. CCOO de Industria
    Román Escolano, nuevo ministro de Economía, Industria y Competitividad

    Román Escolano, nuevo ministro de Economía, Industria y Competitividad

    Para CCOO de Industria es más evidente que nunca la necesidad de configurar un Pacto de Estado por la Industria con la participación de todos los agentes comprometidos en el modelo industrial. Luis de Guindos se marchó a Frankfurt a ocupar la vicepresidencia del Banco Central Europeo y dejó el tema sin resolver. El sindicato lamenta la tardanza y anima al nuevo ministro de Economía a desbloquear el asunto. Urge dar a la industria el impulso que necesita para estimular la recuperación de la economía.

    El sindicato está dispuesto a colaborar en el desarrollo de un Pacto de Estado por la Industria. Recuerda al nuevo inquilino del Ministerio de Economía que se requiere de mucha voluntad política y que hay que reforzar el diálogo social y comprometer a la Administración a coordinar las políticas que se definan.

    El Gobierno, a finales del mes de noviembre, definió un Marco Estratégico de Política Industrial en torno a un proyecto de naturaleza horizontal basado en diez pilares y otro sectorial (Agenda), centrado en una decena de actividades industriales. CCOO de Industria propuso entonces incorporar mejoras concretas de actuación; configurar instrumentos, financiación y planes más precisos; definir el marco y el tiempo en el que se pretendían desarrollar los contenidos propuestos y determinar sus efectos en las condiciones laborales. Nada se ha avanzado desde entonces.

    Para el sindicato el reto es doble. Por un lado, hay que recuperar el empleo perdido, porque las vulnerabilidades siguen en la precariedad sustentada en bajos salarios. Y, por otro, hay que reforzar el diálogo social sectorial, desde donde las organizaciones sindicales vienen proponiendo la adopción de medidas concretas de actuación.

    Lamentablemente, el tiempo pasa y el ansiado Pacto de Estado por la Industria no llega. En opinión de CCOO de Industria, Román Escolano debe entender la situación, ampliar su perfil eminentemente financiero, zanjar las propuestas que De Guindos realizó sobre el Marco Estratégico y relanzar las agendas sectoriales que su predecesor en el cargo tenía previsto desarrollar junto a las políticas definidas en el marco de la industria conectada. Todos estos aspectos deben recibir un acicate del nuevo ministro de Economía.

    Para conseguir un Pacto de Estado por la Industria CCOO recuerda que el trabajo debe partir de las instituciones existentes: administraciones públicas, patronales, cámaras de comercio y sindicatos. Todas con sus divisiones sectoriales, regionales y locales, que se completan con dos tipos de instituciones: técnicas y de concertación. Entre las primeras, los institutos y parques tecnológicos, los centros de innovación y certificación o los semilleros y centros de empresas, que deberían adoptar formas semipúblicas en las que se haga realidad la interacción entre lo público y lo privado. Entre las segundas, observatorios, mesas de concertación y foros de diálogo social.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.