IBM aborda el futuro del trabajo y de las nuevas realidades en la quinta sesión de los encuentros sobre digitalización e industria 4.0

    La multinacional IBM participó el 25 de abril en la quinta sesión de debate de los encuentros sobre digitalización e industria 4.0, que el IESEI (en el que participan CCOO de Industria y la Fundación 1º de Mayo) desarrolla desde el año 2016 para profundizar en el análisis del impacto de los nuevos cambios en la industria manufacturera y en los servicios.

    27/04/2018. CCOO de Industria
    De izquierda a derecha, Juan Carlos López, director de Relaciones Laborales de IBM y Sergio Blas, Analytics Sales Manager

    De izquierda a derecha, Juan Carlos López, director de Relaciones Laborales de IBM y Sergio Blas, Analytics Sales Manager

    El 25 de abril se celebró la quinta sesión de debate de la segunda fase de desarrollo de los encuentros sobre digitalización e industria 4.0 que organiza el IESEI en nombre de CCOO de Industria y la Fundación 1º de Mayo. Participaron como ponentes dos representantes de IBM, empresa que incorpora casi diez mil empleos en el Estado español con ocho centros de actividad vinculados al sector servicios (mantenimiento en telefonía, sistema financiero, consultoría, etc.).

    Las ponencias fueron valoradas por los miembros del grupo de trabajo como dinámicas, didácticas, constructivas y muy esclarecedoras del futuro de los cambios que se presentan en el medio y largo plazo tanto en el marco de las aplicaciones tecnológicas, como en las relaciones laborales.

    Sergio Blas, gerente de ventas analíticas, comentó cómo la inteligencia artificial, el big data analytics, internet de las cosas, …, producen cambios importantes en el mundo de los negocios a través de la utilización de algoritmos y dando valor a los datos, lo que permite la toma de decisiones en tiempo real: más datos, para más gentes, en todos las partes: datos públicos (identidad, lugar de residencia, hijos, trabajo…); datos de consumo (adquisiciones, subscripciones, donaciones, aportaciones…); datos de redes sociales (tweets, blogs, opiniones).

    Por otra parte, la inteligencia artificial (AI) juega un papel de colaboración con los humanos en un proceso que ha pasado de una función programática (reglas predeterminadas y datos tradicionales) a otra cognitiva por parte de los robots (aprenden por la experiencia y se relacionan con personas): atiende, razona, aprende e interactúa, trabajando en amplios ámbitos de actividad productiva y de servicios, como el de la sanidad.

    El director de recursos humanos de IBM, Juan Carlos López, hizo referencia a los tres vectores que inciden en la nueva realidad de las relaciones laborales: globalización, demografía y tecnología. La evolución de la población mundial, la pirámide de edades; el desarrollo del libre comercio, la movilización de los recursos humanos, el sistema financiero, la industrialización y los movimientos migratorios; y el internet de las cosas, la robotización y la inteligencia artificial, que dan pie a la 4ª revolución industrial, …

    Todo ello, configura el futuro del trabajo y determina las nuevas realidades: centros internacionales de servicios; flexibilidad en la inversión; nuevos desafíos laborales (teletrabajo y tiempo de trabajo, salud laboral, nuevos derechos laborales -contratación, despido, huelga, facultades de dirección de robots, …-). Y provoca que las empresas tecnológicas sean los primeros proveedores de empleo en la actualidad sin tener personas empleadas.

    Existen ya empresas que permiten e a sus empleados trabajar en cualquier momento y lugar. Cada día más, los trabajos repetitivos los harán ordenadores y robots. La generación de “nativos digitales” que acaban de incorporarse a la fuerza laboral durante esta última década está cuestionando las ideas preconcebidas sobre empleo. Internet hace que el trabajo se esté transformando poco a poco en un bien comercializable. En lugar de convertir el trabajo en una serie de tareas a desarrollar por un empleado, se considera un producto que se paga según los resultados. Los empleadores ya no necesitan ofrecer empleo, una carrera profesional y estabilidad para que alguien realice tareas. Cuando hay que hacer algo, simplemente se encuentra a alguien que lo haga y se le paga una vez que lo termina. No precisan “empleados”, solo trabajadores “a medida” que realicen determinadas tareas.

    Un debate puramente sindical

    Provocó el interrogante del protagonismo de los sindicatos en este proceso, lo que afecta no solo al papel de la administración y las empresas sino también a la actitud de los sindicatos ante los cambios rupturistas. A lo que se añadió el requerimiento de que su desarrollo se acompañe de implicaciones que van más allá de las fronteras nacionales, a través de los comités europeos y de los acuerdos marco internacionales, en el ámbito de las empresas multinacionales

    La competencia en costes laborales ya no es referencia, sino la capacidad de adaptación tecnológica y, sobre todo, la formativa, con la formación profesional y la cualificación de las personas, además de la permanente adaptación a las nuevas exigencias. Lo que requiere que la mentalidad de las empresas está también a la altura de los tiempos que vienen.

    Para su desarrollo en la PYME se necesita “más Estado”, a la hora de acometer los desequilibrios existentes en España que son de tal calibre que va a ser muy difícil conseguir una rápida adaptación a este proceso, requiriendo cambios estructurales (económicos, industriales tecnológicos, culturales, de modelo educativo, de seguridad y protección de datos, …)

    Documentación asociada
    Documentación asociada

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.