Los devaneos del Gobierno en política energética ponen en jaque a la industria

  • CCOO de Industria lamenta los errores estratégicos que ha cometido el nuevo ejecutivo por la vehemencia de la ministra para la Transición Ecológica

La ministra anticipa medidas sin tener en cuenta cuál será su impacto en la industria, un sector básico para la economía. Se equivocó al hablar del carbón y cometió un nuevo error al referirse al diesel. Teresa Ribera ignora que su desconocimiento de la realidad industrial tendrá consecuencias en las personas, en las empresas y en regiones enteras. CCOO de Industria reclama al Gobierno cordura, sensibilidad, flexibilidad y voluntad para conseguir que todas las partes afectadas por sus políticas se pongan de acuerdo.

04/09/2018. CCOO de Industria
.

.

Tanto el paquete de movilidad como el de transición energética que ha avanzado el nuevo Gobierno no tienen en cuenta cuáles serán las consecuencias de su implantación e ignoran a una parte de las tecnologías. CCOO de Industria lamenta que el nuevo Gobierno, antes de asumir su responsabilidad, no conozca ni valore cuál es la situación del país en materia energética y medioambiental. Tampoco evalúa el impacto de sus políticas en un sector básico para la economía como es el industrial.

Para CCOO de Industria el problema no está en asumir la necesidad de la lucha contra el cambio climático, porque lo tiene debatido, teorizado y comprometido. Considera que, antes de tomar una decisión que pueda perjudicar de forma irreversible estas expectativas, es preciso facilitar los instrumentos y las soluciones necesarias para que el resultado no suponga un proceso traumático para las personas, las empresas y las regiones. Apuesta por la transición energética y de la movilidad con todas sus consecuencias, pero con la exigencia de que incorpore garantías para las personas, los empleos y las actividades económicas que se vean inmersas en este proceso.

Considera una irresponsabilidad temeraria la política antidiesel del Gobierno, cuando no existen razones técnicas que la justifiquen, sin esperar a una transición ordenada que tenga como pilar la neutralidad tecnológica. Cree que no se justifica la subida de impuestos al carburante diésel por cuestiones medioambientales, ya que los vehículos nuevos cumplen la normativa Euro 6. Tampoco comparte la opinión de que para proceder al cambio energético haya que prescindir del carbón, sin tener en cuenta el mix energético que se requiere y que puede asumir la actividad económica, social y medioambiental.

CCOO de Industria propone que el marco de actuación sea global y no solo medioambiental. Es decir, los objetivos que se propongan para limitar las emisiones deben estar acompañados de medidas industriales, financieras, educativas y sociales. Por eso el papel de coordinación de la Administración es determinante para hacerlos efectivos. Al igual que ocurre en la industria automovilística, donde el sindicato opta por la versatilidad de un enfoque tecnológico neutral, en el modelo energético del futuro todas las fuentes son susceptibles de colaborar para asegurar un suministro seguro, eficiente y más barato, incluyendo al carbón.

CCOO de Industria propone manejar con inteligencia la transición y conseguir que sea rentable para el medio ambiente, pero también para el empleo, la actividad económica, la cohesión territorial y social, y la sociedad en su conjunto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.