El campo es el único sector en el que cae la ocupación y donde menos crece el empleo

  • La ausencia de lluvias y el desplome de las expectativas provocan una situación muy preocupante

CCOO de Industria considera extremadamente preocupante la tendencia que reflejan los datos que esta mañana ha facilitado el Instituto Nacional de Estadística (INE) tras la última encuesta de población activa. El sector primario es el único donde descendió la ocupación en el último año y la actividad en la que menos puestos de trabajo se crearon. Sin duda, la sequía ha provocado estragos en el empleo asalariado agrario.

26/10/2017. CCOO de Industria
En los últimos doce meses se produjo un débil descenso del paro agrario

En los últimos doce meses se produjo un débil descenso del paro agrario

El tercer trimestre del año suele ser un periodo de gran actividad agraria, con importantes recolecciones en la vendimia, en la aceituna de mesa y en las producciones hortofrutícolas. La tónica se ha roto este año por la ausencia prolongada de lluvias y por su impacto en los cultivos.

Los datos que ha facilitado el INE confirman esta situación. La última EPA pone de manifiesto que en los últimos doce meses se produjo un débil descenso del paro agrario (5.300 personas), por lo que son 235.100 las que en estos momentos están desempleadas en el sector. Con respecto al trimestre anterior, se incrementó en 29.100 personas (14,15%), la mayor subida sectorial. La tasa de desempleo se sitúa así en el 23,33%, 6,85 puntos por encima de la general.

La encuesta del INE también revela que el número de ocupados en el sector primario asciende a las 770.00 personas. Con respecto al trimestre anterior se registraron 55.100 trabajadores y trabajadoras menos (6,67%), por lo que es el único sector donde cayó el número de ocupados. En el último año el empleo subió en todos los sectores y en la agricultura se crearon 33.200 empleos.

Desgraciadamente, los niveles de temporalidad superan el 61,2% y han crecido un 6,7% desde 2008. La rotación del empleo agrario es abusiva y fraudulenta porque se utilizan contratos temporales en relaciones laborales que deberían recurrir a un contrato fijo discontinuo. A estas cifras hay que unir la masculinización del empleo agrario. La tasa de feminización cayó cinco puntos entre 2008 y 2016, al pasar del 27,8% al 22,8%.

Además, las personas ocupadas en el sector agrario presentan una mayor vulnerabilidad porque son las que tienen un nivel mínimo de estudios. A esto hay que sumar que un 90% de las contrataciones son verbales, lo que genera desprotección.

La difícil situación por la que atraviesan miles de personas como consecuencia de la prolongada sequía que afecta al conjunto del Estado, especialmente a las tareas del campo, llevan a CCOO de Industria a demandar al Gobierno y a las administraciones que realicen un estudio exhaustivo sobre sus consecuencias en el empleo agrario y en la caída de la producción en cultivos que generan una gran mano de obra. Deben activar de manera urgente los mecanismos oportunos para atajar la importante pérdida de empleo que acarreará la reducción de las producciones agrarias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.