La industria en el País Valenciano se ha ido adecuando a los decretos del Gobierno y se prepara para el reinicio de la actividad

    CCOO manifestó sin reparos su discrepancia con el decreto autonómico, que pretendía ordenar las actividades esenciales después de que el Gobierno Central paralizara la actividad industrial

    05/04/2020.
    graf

    graf

    Mas allá del desconcierto que creó la aclaración de la GVA, (coincidente con varias aclaraciones en la misma línea, de otras CCAA), lo cierto es que rebajó sustancialmente la actividad en la industria valenciana. Probablemente lo hubiera hecho de manera más ordenada en otro contexto, pero afortunadamente los/as representantes de CCOO de industria han estado ahí para hacer imperar el sentido común en líneas generales.

    La Federación de Industria cuenta con cerca de 400.000 personas en sus sectores en más de 15.000 centros de trabajo. 220.000 personas cuentan con representación en más de 2.400 empresas de entre 6 y 10.000 personas ocupadas. 150.000 trabajan en centros de más de 50 personas ocupadas con representación , y es esa red la que CCOO de industria PV, ha utilizado para construir el análisis de situación y gestión de la actividad industrial, en los sectores donde se concentra la mayor ocupación.

    Desde los primeros momentos del estado de alerta, CCOO de industria PV ha estado trabajando por articular medidas en pro del confinamiento a través de las tres formulas posibles pactadas con lo/as RLTs (fuerza mayor, erte por circunstancias productivas, y medidas de flexibilidad recogida en los convenios sectoriales) garantizando el abastecimiento y considerando la actividad de la empresa.

    Antes de la entrada en vigor del permiso retribuido recuperable, la inmensa mayoría de las empresas “no esenciales”, del ámbito funcional de CCOO de Industria, habían entrado en fase de inactividad acogiéndose a estas formulas. La fabricación de envases cristal, laterío, plástico; sectores como la industria química, farmacéutica, la fabricación de alcoholes, desinfectantes, hipoalergicos…etc, funcionaban a pleno rendimiento, continuando con su actividad al servicio de las necesidades sanitarias. La fabricación y distribución de energía eléctrica, la siderurgia junto al mantenimientos de instalaciones eléctricas, energéticas, empresas de telecomunicaciones, canalizaciones, talleres de mantenimiento de vehículos, estaban operando en servicios mínimos permanentes antes y ahora. El textil, calzado, y algunas empresas de bienes de equipo, cambiaban también sus objetivos de negocio, para apoyar al sector sanitario. En ese contexto, la nueva medida de cierre de actividad supuso una leve reducción de la actividad industrial, en su conjunto, especialmente en otros bienes de consumo metalmecánicos, como la industria metálica más manufacturera, (cerrajerías, electrónicas, caldererías, estructuras…etc.), al igual que en las empresas auxiliares del sector cerámico (fritas y esmaltes). Donde más se ha notado la reducción, desde el primer decreto y, en el tránsito hasta el cierre, fue en la industria del automóvil, que está bajo mínimos del 20%, eso sí, con unas 30.000 personas en ERTE. Aún con todo, la actividad del ámbito funcional de industria, sigue ocupando a más de 150.000 personas, especialmente por la influencia de la industria alimentaria y su cadena de valor. A todas esas personas #GraciasPorEstarAhí.

    Ahora los/as sindicalistas de CCOO de Industria PV, se preparan para otro aluvión de dudas y consultas que se avecinan para cuando finalice el permiso recuperable y se produzca el repunte de actividad. Para CCOO hay que garantizar la prevención de la gente en las empresas, las necesidades esenciales de la población y no desmoronar la fragilidad del tejido industrial que ha evidenciado esta situación.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.