CCOO de Industria | 21 abril 2024.

No a un plan de pensiones en el marco del Convenio Estatal del Metal

    13/03/2024. CCOO de Industria
    La industria del metal es muy heterogénea

    La industria del metal es muy heterogénea

    En las últimas semanas varios medios han publicado artículos relacionados con la creación de planes o fondos de pensiones en el marco de la negociación colectiva sectorial de ámbito estatal. Apuntan a un posible acuerdo, o a una negociación muy avanzada según el medio, en el sector del metal. 

    Sin embargo Confemetal, la patronal del metal, centra su propuesta únicamente en realizar un estudio sobre la viabilidad de implantar un plan de pensiones colectivo en el marco del Convenio Colectivo Estatal del Metal. Un estudio que, según la patronal, puede servir de base para realizar una propuesta concreta que nunca se presentaría en la negociación del Convenio Estatal del Metal que ya está abierta. Propone que se realice en la siguiente negociación (previsiblemente en 2027, ya que habitualmente en este convenio se acuerda una vigencia de tres años).

    CCOO de Industria considera que, dada la diversidad de empresas que hay en el sector, es el ámbito de la empresa el adecuado para configurar mecanismos de previsión social, siempre complementarios del sistema público de pensiones y apostando por la figura del plan de pensiones de empleo.

    Se trata de un ámbito sectorial donde existe una enorme heterogeneidad en el tipo y en el tamaño de las empresas, con actividades y subsectores diferentes. Además, en el ámbito de aplicación de este convenio no se fijan los salarios, que son un elemento importante para definir las aportaciones al plan de pensiones y que se acuerdan a través de los convenios provinciales del metal y de los de empresa.

    Es ahí donde se sabe y conocen los márgenes empresariales que pueden permitir, adicionalmente a los incrementos salariales pactados, aportaciones dinerarias al fondo o plan de pensiones colectivo. Unas aportaciones que tienen que ser satisfechas principalmente por la empresa en favor de sus plantillas. Desde el inicio, el fondo de pensiones colectivo en la empresa tiene que contar con la participación de los representantes legales de las personas trabajadoras y garantizar su presencia y representación paritaria en las comisiones de control.

    Sería poco razonable, en opinión de CCOO de Industria, no negociar el incremento salarial, pero sí acordar qué porcentaje se tiene que detraer para la financiación del plan o fondo de pensiones. No parece muy normal cuando los incrementos salariales, y en general la regulación de toda la política salarial, se negocia y acuerda en la negociación colectiva de ámbito inferior, principalmente a través de los convenios provinciales del metal y de los convenios de empresa. A no ser que Confemetal estuviera barajando la posibilidad de que el 100% de las aportaciones al plan o al fondo de pensiones las realizasen íntegramente las empresas.

    En definitiva, a nadie se le escapa el suculento negocio que supondría implantar y gestionar un plan de pensiones colectivo en un sector como el del metal. El volumen del plan afectaría a más de un millón y medio de personas que trabajan en 220.000 empresas. Sin embargo, la idea obedece más bien a un deseo del mundo empresarial y especialmente financiero, que a una realidad actual.