“En estos momentos ni está habiendo una transición ni está siendo justa”

    Damián Manzano es el secretario general de CCOO de Industria en Asturias, un cargo que ocupa desde 2012. Su historia con el sindicato comenzó en el año 2002 en la sección sindical de Alcoa de Avilés, donde al año siguiente, pasó a formar parte como secretario general de la misma. En 2009 entró en la Ejecutiva de la Federación de Industria de Asturias como responsable de acción sindical y, tres años más tarde, fue nombrado secretario general con un amplio respaldo. En 2017 fue reelegido con el 70% de los votos de los delegados y delegadas que, una vez más, le mostraron su apoyo y confianza. Ahora con la crisis que azota el país provocada por el Covid-19, afronta uno de los grandes retos de su carrera.

    25/05/2020. CCOO de Industria
    Damián Manzano, secretario general de CCOO de Industria de Asturias

    Damián Manzano, secretario general de CCOO de Industria de Asturias

    ¿Cómo resumirías tu trayectoria como secretario general de la Federación de Asturias?

    Han sido años muy intensos y complicados, desarrollando al máximo el potencial de la organización en los diferentes sectores. En 2012 cuando comencé al frente de la Federación, Asturias estaba golpeada fuertemente por la crisis, además de estar en una situación con problemas estructurales en sectores como la minería, la siderurgia y la industria electrointensiva. Hemos trabajado mucho y seguimos trabajando para reforzar la presencia sindical en la PYMES, que son el grueso del tejido industrial en Asturias y donde tenemos una gran presencia de delegados y delegadas.

    Como secretario general y además trabajador de Alcoa, ¿qué opinas de que Parter haya revendido las fábricas de Alcoa al Grupo Industrial Riesgo?

    Desde CCOO ya avisamos que la venta de Parter no era la mejor opción en el plano industrial para mantener el empleo y la actividad. Ya advertimos que no era una buena idea para trabajar en un proyecto de futuro serio, y el tiempo nos ha dado la razón.

    ¿Cómo es la situación actual de Alcoa en Asturias, en concreto en Avilés?

    Ahora nos encontramos en una situación complicada. Parter se comprometió en el acuerdo con Alcoa a llevar a cabo el desarrollo del Plan industrial y no ha cumplido. Además, ha vendido gran parte del accionariado a un grupo inversor sospechoso de maniobras de todo tipo, con antecedentes en sus operaciones nada transparentes. Las personas que trabajamos aquí nos encontramos indefensas y el Gobierno debe actuar. El Ministerio de Industria está ausente, en una situación de colapso de las dos fábricas que, si no se remedia, puede desembocar en el impago de los salarios y la finalización de la actividad.

    ¿Cómo ha cambiado la industria en Asturias desde la crisis de 2008? ¿Cómo va a ser la salida de la actual crisis?

    En Asturias la industria sigue teniendo unos problemas estructurales muy acentuados. La alta dependencia de los costes energéticos sigue siendo una tarea pendiente. Todo lo derivado en determinados sectores de la Transición Energética es una incertidumbre absoluta, ya que depende de empresas multinacionales que están deslocalizando la actividad y no están realizando las inversiones necesarias. Desde el plano político se está priorizando el cambio frente al mantenimiento del empleo y de la actividad, y todo esto sin generar alternativa alguna.

    ¿Qué hemos aprendido de la crisis anterior y qué no debemos repetir?

    En primer lugar, deberíamos haber aprendido la necesidad de organizarnos como personas trabajadoras para hacer frente a las situaciones de crisis. En segundo lugar, el modelo para salir de la crisis a costa de las condiciones laborales, tanto económicas como sociales, nos llevó a que ésta se prolongase durante mucho más tiempo. En algunos sectores debe haber una mayor presencia por parte de las Administraciones, velando por el interés general.

    ¿Qué clase de políticas son necesarias para salir de la crisis?

    Unas políticas que se basen en la creación de empleo productivo real y en un empleo de retorno. En Asturias hay una base sólida de trabajadores y trabajadoras con una alta cualificación en el plano profesional y una tradición industrial favorable. Debemos apostar por los sectores que tienen potencial de desarrollo, ya que es inconcebible que haya sectores tradicionales que estén en peligro de desaparecer. Sectores como la siderurgia, el naval o el de generación de la energía, necesitan mecanismos reales para poder hacer esa Transición Justa.

    Con la actual crisis se han puesto de manifiesto las carencias y necesidades que tiene España, un país donde la industria debe ocupar un papel mucho más protagonista. ¿Qué es lo primero que se debe hacer cuando termine el Estado de alarma?

    Hay que dar solución a problemas estructurales, como por ejemplo los costes de la energía o la escasa potenciación de la investigación al desarrollo, tanto por parte de las empresas como por parte de las Administraciones. Hay que trabajar en la creación de empleo pero estableciendo unas líneas maestras donde haya un horizonte fiable para desarrollar la actividad industrial.

    ¿Cómo está el sector de la minería y cómo está siendo el proceso de cierre de minas de carbón en Asturias?

    Ahora mismo no existe el sector de la minería en Asturias. Solo se mantiene una explotación abierta vinculado al Grupo Hunosa. La Administración central sigue incumpliendo, más de año y medio después de la firma de los acuerdos para la transición de la minería del carbón en las comarcas mineras, todo aquello referente a la búsqueda de actividades alternativas y ocupación de las personas trabajadoras. La mayoría se encuentran en situación de desempleo o buscando empleo por su cuenta, desprotegidos por el Gobierno.

    ¿Qué medidas deben implementarse para trabajar en una línea de reconversión en el sector de la minería?

    La minería lleva en reconversión más de 25 años. Lo que no se puede es destruir el empleo sin generar una alternativa que garantice dicha transición. En estos momentos ni está habiendo una transición ni está siendo justa. El cierre de minas sin crear una alternativa ha generado la despoblación de las comarcas mineras.

    ¿Cobra una mayor importancia ahora con la crisis el proyecto ITEMS (Industria, Transición Energética y Movilidad Sostenible) de CCOO de Industria?

    El proyecto ITEMS es más necesario ahora que nunca y continúa siendo una prioridad para CCOO. Un proyecto que permite poder ir adaptando las necesidades de los diferentes sectores y corrigiendo las carencias. Es una buena herramienta que puede ser muy útil, pero hay que adaptarla a las nuevas circunstancias.

    ¿Se están respetando los protocolos de seguridad? ¿Cómo están funcionando los diferentes sectores de la industria en Asturias?

    Están funcionando con normalidad. Estamos muy vigilantes para que se cumplan a través de los delegados y delegadas de las diferentes empresas y, de momento, no hemos tenido problemas y se están cumpliendo. Debemos ser responsables para evitar la propagación del virus.

    ¿Cuál es el sector industrial más perjudicado en esta pandemia en Asturias?

    El de venta y reparación de vehículos, y todos los sectores relacionados con la fabricación del auto. Nos preocupa mucho ya que están la mayoría con nula actividad. También la siderurgia está en una situación complicada. Las plantas de Arcelor en Asturias han visto reducida su actividad productiva y están con Expedientes de Regulación de Empleo. Por otro lado, los sectores de Bienes de Equipo, industria auxiliar y la industria de construcción del metal, no están viendo entradas de cartera de pedidos debido a la parálisis económica.

    ¿Cómo está siendo el reinicio de la actividad de las Pymes en Asturias?

    Está siendo normal en cuanto a la reanudación de la actividad. Hay empresas que siguen con EREs porque no está habiendo carga de trabajo. Nos preocupa especialmente las PYMES, ya que en 2008 vimos dónde nos conduce esto, que es a un colapso de la actividad en un corto espacio de tiempo donde los primeros perjudicados son las personas. Lo que ahora son ERTEs, en un momento de la desescalada, se puede convertir en EREs.

    ¿Cuántos ERTEs se han presentado en Asturias desde el comienzo del Estado de alarma?

    Alrededor de 12.000 que han afectado a 49.000 personas. Y respecto a Industria, han sido 1.100 ERTEs y 10.000 personas afectadas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.