"Todavía hay una concepción por parte de determinadas empresas de que el salario de la mujer es un complemento del salario del hombre"

    Nuria Lázaro Ferrer es la responsable de Igualdad de la Federación de Industria de País Valenciano desde 2017. En 2004, con tan solo 21 años, comenzó su trayectoria en CCOO en la antigua Federación Agroalimentaria, donde entró a formar parte del equipo de atención. Aquí desarrolló tareas como visitar empresas, hacer elecciones sindicales y organizar asambleas en los centros de trabajo, entre otras. Formó parte de la Comisión Ejecutiva de la Federación Agroalimentaria de País Valencià y, años más tarde, ocupó el puesto de la Secretaría de Organización y Finanzas.

    09/07/2020. CCOO de Industria
    Nuria Lázaro Ferrer, responsable de Igualdad de la Federación de Industria de País Valenciano

    Nuria Lázaro Ferrer, responsable de Igualdad de la Federación de Industria de País Valenciano

    ¿Cómo describirías estos años como responsable de Igualdad de la Federación de País Valencià?

    Han sido intensos, pero también han estado llenos de pasión y dedicación. En 2017 asumí la responsabilidad de Igualdad, Secciones Sindicales y Juventud. En cuanto a Igualdad, la asumí con mucha ilusión ya que era un reto importante, pero también con cierto temor, porque hay mucho trabajo por hacer. En estos años tuvimos que preparar una huelga general, la del 8 de marzo, organizar procesos asamblearios en los centros de trabajo para explicar los motivos de la huelga, y afrontar los cambios legislativos que ha habido en materia de igualdad. Éstos han supuesto además un incremento importante de las consultas por parte de la RLT y de las personas afiliadas, solicitando información acerca de los permisos y sobre la elaboración de los Planes de Igualdad.

    ¿Cuál es la prioridad para la Federación en materia de igualdad?

    Es imprescindible que todas las personas de la organización cuenten con la sensibilización y la formación necesaria para poder desarrollar una acción sindical dirigida hacia una igualdad real. La formación es una herramientas necesaria para trabajar en los Planes de Igualdad desde una perspectiva de género. Otro de los objetivos es que exista una mayor presencia de mujeres en el sindicato. Debemos incidir en la necesidad de incluir a mujeres y a personas jóvenes en las candidaturas para las elecciones sindicales.

    Con la pandemia se ha paralizado todo, incluidos los Planes de Igualdad. ¿Qué propone la Federación de País Valencià?

    Ha habido una avalancha de dudas y preguntas de personas que han perdido el empleo debido a la pandemia. Debemos ir a lo urgente pero no podemos dejar la negociación colectiva atrás, debemos seguir trabajando en los Planes de Igualdad. Si ya sin crisis antes teníamos que hacer un trabajo diario para poner la igualdad en un primer plano, ahora todavía más. No podemos ser siempre las mujeres las que paguen las crisis, por eso insisto, debemos hacer un trabajo a través de la RLT y retomar los Planes de Igualdad. Ahora que ya hemos abarcado todo lo urgente como son los ERTEs y los protocolos de seguridad, hay que seguir trabajando en materia de igualdad.

    ¿Cómo se pueden evitar la discriminación por razón de sexo y las situaciones de acoso laboral y sexual en el ámbito de trabajo?

    Tenemos que dotarnos de protocolos ya que hablamos de prevención. Para evitarlo está la formación y los Planes de Igualdad, donde tenemos desarrolladas las medidas dirigidas a formar a la plantilla y evitar estas situaciones. No se trata de que llegue el problema y pongamos medios sino evitar que el problema llegue. Es fundamental que en los centros de trabajo haya una RLT, que los trabajadores y trabajadoras entiendan que, a través de la afiliación y de la organización, vamos a dotarnos de las herramientas necesarias.

    ¿Cómo es la realidad laboral de la mujer en la Comunidad Valenciana?

    En cuanto a la conciliación, las mujeres seguimos siendo las que cogemos el mayor número de reducción de jornadas, excedencias por cuidado de hijo o hija, de personas dependientes o de personas mayores. Estos permisos no son retribuidos y, en este sentido, partimos de una desigualdad respecto al hombre. La mayor parte de los contratos a tiempo parcial involuntarios los tienen las mujeres, y esto sucede porque todavía hay una concepción por parte de determinadas empresas de que el salario de la mujer es un complemento del salario del hombre. Tenemos que estar constantemente demostrando nuestra valía y capacidad a la hora de desarrollar un puesto de trabajo y, a la hora de promocionar, se nos exigen unos requisitos mayores que a los hombres.

    ¿Qué producto abunda más en la comunidad y en qué sectores de la industria hay más mujeres?

    El sector citrícola aquí concentra un número importante de personas trabajadoras, con un total de 125.000. En este sector manejamos tres convenios colectivos: el agropecuario, el de recolección de cítricos y el de manipulado y envasado de cítricos, frutas y hortalizas. Este último es el que concentra un porcentaje mayor de mujeres: cerca del 80% y 33.000 mujeres aproximadamente en la anterior campaña. La inmensa mayoría de las mujeres que trabajan en este sector son encajadoras. El sector del manipulado es un sector muy feminizado y muy precario, donde la mayoría tienen trabajos estacionales y contratos fijos discontinuos. Con la crisis de la Covid-19 ha habido reducciones de jornada del 100% por parte de las mujeres del sector de manipulado y envasado de cítricos.

    ¿Qué medidas inmediatas habría que aplicar para que exista la conciliación?

    Aquí ha habido un acuerdo a nivel autonómico donde se ha dotado de 3 millones de euros para el ejercicio de la conciliación, a quien ha solicitado una reducción de jornada para los mayores, menores o personas dependientes a su cargo. Un total de 600 euros a quien ha reducido su jornada entre un 81 y un 100%. Una ayuda de 450 euros para un 61 y 80%, y 300 euros a quien ha reducido su jornada entre un 50 y 60%. Uno de los sectores que más ha tenido que recurrir a esta subvención ha sido el de manipulado y envasado de cítricos.

    ¿Cuáles son los peligros del teletrabajo para la mujer?

    Si no está regulado existe un riesgo enorme para las personas que se encargan de las tareas domésticas y de los cuidados de los hijos y de las hijas. Este peso recae fundamentalmente en las mujeres, algo que se ha acentuado con la crisis de la Covid-19. Ha habido un número muy importante de mujeres que han tenido que asumir responsabilidades de obligaciones escolares y de su trabajo, lo que genera una situación de estrés psicológico preocupante. Para evitarlo debemos proponer medidas de acción positiva que favorezcan la corresponsabilidad.

     

    ¿Quieres estar al día de lo que ocurre en CCOO de Industria?

    Suscríbete a nuestro canal de noticias en Telegram: https://t.me/BDIndustria.

     

     

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.