Siempre agradecidas

    Me gustaría empezar este artículo agradeciendo a las generaciones anteriores toda su lucha y sus esfuerzos por mejorar nuestras condiciones de vida, tanto laborales como de derechos sociales. Especialmente a esas mujeres lesbianas que nos fueron abriendo el camino para que hoy nuestra vida sea más fácil.

    24/04/2020. CCOO de Industria

    Tengo 42 años y dos hijas y creo que pertenezco a una generación que tiene lo que quiere sin luchar, una generación que sin realizar grandes sacrificios recoge los frutos de las luchas de sus mayores.

    Mi ejemplo, puedo disfrutar de mi relación de pareja y de mi condición sexual libremente, ya no existe una ley que me envia a la carcel por mi condición sexual. La persecución legal de la homosexualidad acabó a finales de 1978, yo tenía 1 año.

    También he tenido la suerte de no ser considerada una enferma mental que necesita de una terapia de reorientación sexual como tratamiento para su curación. La OMS sacó a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales en 1990, yo tenía 13 años.

    Cuando conocí a mi actual mujer y decidimos casarnos pudimos hacerlo. El matrimonio homosexual se legalizó en 2005, yo tenía 28 años.

    Cuando decidimos ser madres lo pudimos hacer sin ningún problema legal. La actual legislación sobre reproducción asistida es de 2006, yo tenía 29 años.

    Cuando nacieron nuestras hijas tuvimos los mismos permisos y las mismas prestaciones que el resto de familias.

    Tanto en mi entorno personal (familia y amigos) como en mi entorno laboral me he sentido siempre aceptada y respetada tal y como soy, me he sentido igual que las demás personas.

    Soy muy consciente de todos los problemas y de todas las discriminaciones que actualmente siguen existiendo, no solo en este país sino en todo el mundo para las mujeres lesbianas. De lo mucho que se puede retroceder si no se sigue luchando y porque aún faltan muchas cosas por conseguir.

    Pero un día como hoy, me quiero hacer visible públicamente y compartir mi experiencia como ejemplo positivo, porque estoy segura que son muchas las mujeres lesbianas que se pueden sentir identificadas. Normalmente este tipo de situaciones positivas no aparecen reflejadas en la prensa porque no suscita interés. Hoy no quiero hablar de todas las noticias negativas y preocupantes que desgraciadamente suelen ser habituales el resto de días, hoy quiero enviar un mensaje de optimismo.

    Para mi la visibilidad es una tarea diaria, aún recuerdo la frase de un compañero de trabajo “me has cambiado lo que pensaba de las lesbianas porque nunca había conocido a una” tras muchas horas de conversaciones y muchas respuestas a sus preguntas. O con mis hijas, estar dentro de un armario con niñas es imposible. Es tan habitual “salir del armario” ante profesores, médicas, progenitores de alumnos, resto de niños, en la cola del supermercado, en las extraescolares, fiestas…...que pierdes la cuenta, lo haces mecánicamente. La mayoría de las veces son situaciónes inesperadas y llega a ser divertido ver las reacciones de las personas.

    Me quedo con estos pequeños granos de arena que permiten avanzar a la sociedad.

    Y por último mi agradecimiento y reconocimiento a las mujeres lesbianas que no pudieron disfrutar de lo que yo hoy si puedo disfrutar , mujeres encarceladas, sometidas a duras terapias, parejas que nunca pudieron casarse ni tener hijos. Sólo tengo una palabra GRACIAS.

    Y a las generaciones más jovenes os animo a que sigamos luchando por nuestros derechos y por no perder todo lo que se ha conseguido. ¡¡¡Ni un paso atrás!!!

    Feliz día de la Visibilidad Lésbica

     

    Artículo de Argiñe Castañares

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.