La brecha salarial ya es un boquete en la industria

  • Artículo de opinión de Isabel Fernández, responsable de Mujeres e Igualdad de CCOO de Industria

Lamentablemente, la industria no es una excepción. La brecha salarial es cada vez más grande. En cinco años, aumentó más de seis puntos en el conjunto de los sectores. Este boquete salarial solo tiene una explicación. El salario de los trabajadores aumentó un 7,3%, mientras que el de las mujeres repuntó un leve 1,9%. Sin duda, los datos son tozudos. Confirman que no son efectivas las medidas que se toman para amortiguar esta situación y que hay que aplicar correctamente los planes de igualdad.

19/02/2019. CCOO de Industria
Isabel Fernández, responsable de Mujeres e Igualdad de CCOO de Industria

Isabel Fernández, responsable de Mujeres e Igualdad de CCOO de Industria

Cuando una mujer se incorpora al mundo laboral cobra un 10% menos que sus compañeros. La situación es ligeramente mejor entre los 25 y los 34 años y se complica a partir del momento en el que deciden ser madres. Hasta el final de su carrera profesional no dejará de aumentar la brecha que existe entre el salario que cobran y el que perciben los trabajadores del sexo masculino.

Cuando se analizan los datos de la industria, la situación es llamativa. Un reciente informe confirma que la brecha salarial aumentó del 23,2 al 29,7% en cinco años y que la diferencia entre los salarios que perciben las mujeres y los hombres es más amplia, cuanto mayor es la responsabilidad del puesto de trabajo. En puestos de dirección ellas cobran un 25% menos que sus compañeros.

Estas cifras también constatan que pasan los años y que la brecha salarial no mengua. Por lo tanto, debemos pensar que estamos implantando medidas que no son efectivas y que no trabajamos correctamente los planes de igualdad que negociamos en las empresas. Tenemos la herramienta. Lo que nos falta es aplicarla correctamente.

Sin duda, lo más importante es partir de un diagnóstico real cuando nos sentamos a negociar un plan de igualdad. En medicina a nadie se le ocurriría poner un tratamiento, sin tener clara la enfermedad a la que se enfrenta. Por lo tanto, ¿se puede negociar un plan de igualdad si no se conocen los salarios fijos y los variables de toda la plantilla desagregados por sexo? Es imposible. Los fijos los conocemos por los convenios que negociamos y los variables son una incógnita, porque las empresas se niegan a desvelarlos. Si no los tenemos, el diagnóstico será incorrecto.

Por eso nos tenemos que tomar muy en serio la negociación de los planes de igualdad. Es la única herramienta útil para eliminar las diferencias salariales que existen entre hombres y mujeres. Lamentablemente, las manifestaciones y las huelgas que convoquemos no lograrán evitar que la brecha salarial siga creciendo.

Tenemos la herramienta, solo nos falta utilizarla correctamente. Exigir a las empresas que cumplan la Ley de Igualdad. Si no lo hacen, denunciar y hacer público que pagan menos a sus trabajadoras porque son mujeres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.