CCOO de Industria | 21 julio 2024.

Movilización tras el verano en el textil, la química y las cárnicas para salvar los convenios: Está en juego el tiempo, el salario y los derechos de más de medio millón de personas

  • En una multitudinaria asamblea, CCOO adelanta que se prevé un otoño caliente si las patronales no desbloquean la negociación y si no hay un acuerdo sobre la reducción de jornada

Delegados y delegadas de CCOO en la industria del textil, la química y las cárnicas han participado esta mañana en una asamblea, en la sede del sindicato en Barcelona, en la que han conocido la situación de bloqueo en la que se encuentra la negociación de sus convenios colectivos. La negativa de las patronales sectoriales a avanzar en la negociación hasta que no se aclare cómo quedará la reducción de jornada, llevó a este sindicato a anunciar que habrá conflicto en otoño si no hay dignidad. 

08/07/2024. CCOO de Industria
Asamblea en la sede de CCOO en Barcelona

Asamblea en la sede de CCOO en Barcelona

Al grito de “huelga, huelga, huelga”, la secretaria general de CCOO de Industria ha anunciado esta mañana en Barcelona que las 518.000 personas que trabajan en los sectores del textil, de la química y de las cárnicas están llamadas a sumarse a la movilización que el sindicato pretende convocar a partir del mes de septiembre. El objetivo de estas protestas no será otro que desbloquear la negociación colectiva y forzar a las patronales a regresar a las mesas con la firme voluntad de alcanzar acuerdos satisfactorios para los trabajadores y trabajadoras. 

Garbiñe Espejo Jairo anunció que, después del verano, arrancará un otoño caliente “como nunca antes lo ha habido”, si la patronales de la química, el textil y las cárnicas no modifican la actitud que mantienen en las mesas de negociación, un comportamiento que impide avanzar en derechos y en salario. La asamblea, y la posterior concentración ante la sede de Foment del Treball, coincidieron con la reunión que se ha convocado para hablar sobre la jornada laboral. El secretario general de CCOO exigió al Gobierno que no flaquee y que sea valiente. Unai Sordo destapó las falsedades que rodean al asunto y aseguró que la reducción del tiempo de trabajo “se puede y se debe hacer”. 

Una negociación difícil

En la industria química, una actividad en la que trabajan algo más de 290.000 personas en todo el Estado, la negociación del convenio sectorial está siendo complicada. La patronal, que acaba de confirmar que no recurrirá la sentencia de la Audiencia Nacional que le obliga a subir los salarios de todas las personas trabajadoras un 10,3%, se aferra a recortar derechos y se plantea no incrementar las nóminas este año o hacerlo por debajo de las cifras que se pactaron en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). En definitiva, pretende ganar en la mesa de negociación lo que no fue capaz de ganar en los tribunales. 

La situación no es muy diferente en la negociación de los convenios de cárnicas y del textil. En la primera, que afecta a 127.000 personas, la patronal va más allá de las directrices de la CEOE. Rechaza las mejoras que los sindicatos han puesto sobre la mesa de negociación y se niega a incorporar al articulado del convenio ninguno de los avances que el Gobierno ha introducido en la normativa laboral. Las patronales del textil y de la confección tampoco lo están poniendo nada fácil. Dificultan el objetivo de CCOO de acabar con la brecha salarial de género en un sector donde trabajan cien mil personas, profundamente feminizado y que paga los peores salarios de la industria.